20 septiembre, 2020

La reina Isabel acepta el pedido de Meghan y Harry pero se queda con la custodia de su hijo Archie

De acuerdo a la ley Jorge I, la monarca tiene la custodia legal total de todos los miembros de la familia real hasta su mayoría de edad.

Finalmente, salió el comunicado real de la reina Isabel II:

«Hoy mi familia ha participado en unas conversaciones muy constructivas sobre el futuro de mi nieto y su familia. Mi familia y yo apoyamos completamente el deseo de Harry y Meghan de crear una nueva vida como una familia joven. Si bien hubiéramos preferido que siguieran siendo parte de los miembros de la familia real que trabajan a tiempo completo, respetamos y entendemos su deseo de vivir una vida más independiente como familia sin dejar de ser una parte valiosa de la mía. Harry y Meghan han dejado claro que no quieren depender de fondos públicos en sus nuevas vidas. Por lo tanto, se ha acordado que habrá un período de transición en el que los Sussex pasarán tiempo en Canadá y el Reino Unido. Estos son asuntos complejos que mi familia debe resolver, y aún queda mucho trabajo por hacer, pero he pedido que se tomen decisiones finales en los próximos días.»

El foco de este giro histórico está puesto en que la custodia de su hijo Archie seguirá estando en manos de la monarca. De acuerdo a la ley Jorge I, la monarca tiene la custodia legal total de todos los miembros de la familia real hasta su mayoría de edad.

Dicha legislación fue aprobada durante el reinado de George I y refiere al control del rey sobre la educación, la crianza y el matrimonio de sus nietos. El monarca impuso esta medida por la mala relación que tenía con su hijo, Jorge II. Es decir, se aseguró tener la guarda de sus nietos a como de lugar.

La ley se remonta al año 1717, una época en la que el «derecho de supervisión del monarca se extendía a sus nietos y este derecho de derecho pertenece a Su Majestad, Rey del Reino, incluso durante la vida de su padre». Se entiende por custodia “la educación y el cuidado” de los menores, “disponer el lugar de su morada”, “elegir a sus maestros”, y “aprobar sus matrimonios”.

Esto significa que de ahora en más, Meghan y Harry necesitarán el permiso de la Reina Isabel para sacar a su hijo Archie del país. Cabe destacar que en el presente, el heredero se encuentra en Canadá junto a su madre; medida que la pareja adoptó ante un posible desacuerdo con la Corona de no otorgarles su pedido.

Recordemos también que en 1996 cuando Lady Di y el príncipe Carlos decidieron divorciarse, no hubo un arreglo legal sobre cómo sería la custodia de William y Harry ya que técnicamente Isabel era quien la tenía. Pero la monarca jamás se opuso a que su madre los pudiera ver, aunque tenían un régimen bastante acotado y estricto en el que se podían reunir cada cinco semanas.

En este sentido, se espera que Isabel sea flexible en cuanto a la nueva vida de Archie y que no le dificulte las cosas a sus padres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *