21 octubre, 2020

David Schwimmer defiende a Friends de las acusaciones

La incorporación de ‘Friends’ a Netflix generó una ola de nuevas reacciones: la serie (televisada entre 1994 y 2004) fue tildada de machista, homofóbica, transfóbica y gordofóbica por las nuevas generaciones que se familiarizan con la tira en un contexto distinto al que fue grabada.

Unas acusaciones que no han gustado nada a David Schwimmer, que precisamente interpretó a Ross, el personaje más odiado de toda la serie y que en una entrevista con The Guardian acaba de romper una lanza a favor del show que le cambió la vida. Declaraciones en las que reconoce que en Friends se cometieron errores, como la falta de diversidad racial en el reparto; pero que también se abrió camino a normalizar realidades que a finales de los 90 no estaban representadas en televisión.

«Lo cierto es que el show fue innovador para su época por la forma en que manejaba tan cotidianamente el sexo, el matrimonio igualitario y las relaciones», sostiene en el artículo, ejemplificando con lo que le sucede a su personaje en el episodio piloto, en el que su esposa decide abandonarlo por otra mujer. «Hay que analizarlo desde el punto de vista de lo que el programa estaba tratando de hacer en aquel momento. Soy la primera persona en decir que tal vez algo es inapropiado o insensible, pero siento que mi barómetro estaba bastante bien para la época; ya estaba bastante al día con los problemas sociales y de equidad», agrega el actor.

“La verdad es que más allá de las críticas, Friends marcó un antes y un después en su época por la manera en la que manejó asuntos como el sexo casual, el matrimonio homosexual y las relaciones”, continúa explicando Schwimmer. “Creo que el problema hoy en día es que se saca todo fuera de contexto. Hay que mirarlo todo desde el punto de vista de lo que estábamos intentando hacer en la serie en su momento. Soy el primero en reconocer que hubo cosas inapropiadas y que se trataron temas con poca sensibilidad; pero también estoy convencido de que mi barómetro por aquel entonces era el correcto. Yo entonces ya estaba realmente en sintonía con las cuestiones sobre derechos sociales e igualdad”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *