19 octubre, 2020

Patota dejó a un joven en coma y la familia denuncia al hospital: “Tiene queresa de moscas en la boca”

La vida de Braian Sebastián Figueredo, de 23 años, cambió el 6 de diciembre de 2019, cuando un grupo de personas lo cruzó en la puerta del Club «El Diamante», ubicado en la calle 521 y 517, Florencio Varela, y lo atacó de forma brutal utilizando todo tipo de objetos que tenían a la mano.

Desde entonces, su familia exige justicia y buscan saber qué fue lo que le ocurrió al empleado de construcción que lucha por su vida en el Hospital Mi Pueblo: “No sabemos qué pasó. Buscamos testigos y hay tres detenidos. Braian estaba yendo a la casa de su mamá. Sabemos que salió de lo del papá y que se iba a lo de la mamá porque le iba a prestar plata para pagar un crédito”

Carmen, la tía de Braian dialogó con Big Bang News, dio los pocos detalles que tiene la familia del violento encuentro que dejó gravemente herido a su sobrino en las puertas del club de fútbol «El Diamante» y denunció por “abandono de persona” a los médicos del hospital Mi Pueblo, al cual acusó de tener «poca higiene» en sus instalaciones.

“Hay seis o siete testigos que una patota cruzó a mi sobrino y a un amigo de él cuando estaban pasando por el club. Le pegaron con un adoquín en la cabeza y al otro chico lo apuñalaron. Él dice que iban caminando y vieron corriendo a un grupo de chicos”, relató la mujer

Y siguió: “Cuando los cruzaron, los agarraron. A nosotros nos interesa saber qué pasó. Lo desfiguraron y robaron. Le robaron una cadenita que tenía desde los 16 años, un reloj y un celular. Mucha gente de ahí dice que fue un robo piraña, que pasa seguido por ahí. Pero no sabemos qué ocurrió”.

Según el relato de los testigos que se encontraban dentro del club, a Braian y a su amigo “los vieron caminando” y remarcan que “de golpe la patota los destrozó”. “La mayoría de los testigos dicen que no los confundieron y que aprovecharon la volada para robarles…y como no se dejó sacar el reloj (tenía lastimada la muñeca), lo golpearon”, contó Carmen

Visiblemente triste y conmovida por lo que ocurrió, la mujer explicó que al momento de llegar la Policía, su sobrino ya estaba totalmente desfigurado. “Cuando llegaron, todavía había una persona que le seguía dando con un adoquín en la cabeza. Como Braian no tenía documentos encima, el padre tuvo que reconocerlo porque estaba totalmente desfigurado”, dijo.

Y continuó: “En el Hospital Mi Pueblo, lo primero que le dijeron al papá es que tenía una fisura en el cráneo. Le dijeron que se le iba a pasar cuando se mejorara. Cuando se le desinflamara la cabeza y que tenía rota la nariz. Pero que no era nada de gravedad”.

Pero según denuncia su familia, desde el nosocomio decidieron no pasarlo a terapia intensiva a pesar de la gravedad de sus heridas. “El martes siguiente (10 de diciembre) nos presentamos en el hospital para saber porque no estaba en terapia intensiva”, recordó

En esa línea, explicó que el joven de 23 años permanecía arriba de una camilla, inconsciente, en un sum “común y corriente” porque –según las autoridades del hospital- no tenían cama. A partir de ahí, rápidamente exigieron el traslado de Braian al hospital El Cruce de Florencio Varela.

Algo que, hasta el día de hoy, se le fue negado. “Al final nos dijeron que tiene un coágulo que está tocando la rama cerebral. Cuando se desinfló, se dieron cuenta que tiene dañado la rama cerebral. Nos dijeron que no lo trasladaban porque el hospital El Cruce se negaban a recibirlo, porque no era un paciente para ello ya no se podían mover”, contó.

Y sumó: “Ellos decían que tenía un traumatismo leve. Pero tiene quebrada la mandíbula, la nariz y la rama cerebral. Lo abandonaron desde el primer momento porque llegó sin documento y estaba irreconocible”. Finalmente, el 12 de diciembre – casi una semana después de la brutal golpiza que recibió- los médicos lo trasladaron a terapia intensiva, avisando que la situación de Braian “era irreversible”. Actualmente, permanece internado en “estado vegetativo” en Mi Pueblo

Pero las denuncias contra el hospital siguen y son varias. Según Carmen, su cuñado encontró queresa de moscas en la boca del joven cuando lo fue a visitar, situación que había ocurrido días atrás con otra paciente, identificada por Patricia Torres, que lamentablemente falleció.

“Braian entró el 12 a terapia y el 15 los hijos de esta señora le encontraron larvas de mosca en la boca y en la sonda. La señora estaba en coma y le salían gusanos de la nariz. A los dos días la mujer de murió y sus hijos hicieron la denuncia”, detalló la mujer

“A mi sobrino ahí le empezaron a poner barbijos y gasas. Pero descubrimos que tenía queresa de mosca. Mi cuñado al notarlo, rompió todo el hospital y llamaron a la Policía. Nos dijeron que era dentífrico, pero si tiene la mandíbula quebrada y no lo pueden tocar”, agregó. Al final recordó que a partir de ese incidente, el director del hospital “nos pidió disculpas y nos dijeron que iban a pedir urgente el trasladado. Pero ya pasó una semana y media, y nada. A la señora le salían los gusanos en la nariz”. El lunes 17 de febrero, la familia de Braian hará una marcha en el hospital para exigir justicia, ya que consideran que los profesionales del hospital Mi Pueblo lo abandonaron a su suerte. “Nosotros no sabemos qué pasó con él y eso es lo que más nos duele”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *