20 septiembre, 2020

La repudiable militancia feminista de la joven que denunció falsamente a su ex

Thomas Fabrizio Pérez Ruiz, de tan solo 18 años, decidió quitarse la vida el sábado 16 de noviembre de 2019 para «proteger a su familia» debido a las fuertes amenazas e insultos que recibió a raíz de un «falso» escrache que le hizo su ex novia en las redes sociales y que terminó siendo eliminado después del trágico final.

El joven peluquero de Don Orione, en el partido de Almirante Brown, tomó esta drástica decisión empujado por la catarata de agravios, insultos y amenazas que recibió de parte de anónimos a través de las redes sociales.

Según le había confiado su familia a BigBang, a través de Instagram le pusieron “que le iban a amputar el miembro, que lo iban a prender fuego y otras barbaridades”.

A partir de este trágico hecho, acompañados por una multitud y bajo la consigna “Justicia por Toto”, familiares, amigos y vecinos de Thomas marcharon hacía la Comisaría 8 de Don Orione para acompañar a los padres a la seccional y formalizar la denuncia contra su ex novia, Florencia S. La misma ya se encuentra en manos del Juzgado N°5 de Lomas de Zamora.

Pero mientras que la familia de “Toto” lucha por justicia desde hace tres largos meses, se toparon con el que fue el golpe más duro tras la partida física del joven peluquero. Florencia S. fue vista participando del pañuelazo en la Plaza Dos Congresos que se realizó este miércoles 19 de febrero para pedir que se apruebe la ley que busca la interrupción legal del embarazo.

Lo llamativo es que la joven –según denunció la familia de Thomas- le pidió a un grupo numeroso de mujeres que participaron de esta marcha que la “apoyen” en su supuesto caso de abuso sexual un día después de que los padres de Toto participaran de la marcha en la Plaza del Congreso para pedir justicia por Fernando y su hijo, víctima de un falso escrache.

En diálogo con BigBang, Deborah, prima de Thomas, explicó cómo se enteraron que la ex del joven de 18 años había participado de la marcha por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

“Una chica que es allegada a los amigos de mi primo fue a la marcha, la vio y capturó la imagen. Después la viralizaron hasta que llegó a nuestras manos”, contó.

Y sumó: “Sentimos mucha impotencia y rabia. Pensamos que se había ido a otro país, que estaba viviendo en Perú. Que se fue de acá luego de lo que pasó con Thomas, pero ahora la vimos en Congreso. El día anterior habíamos pedido justicia por Thomas y Fernando, y al otro día la vimos a ella pidiendo que la apoyen en el mismo lugar. Eso nos golpeó muy fuerte”.

Según describió Deborah, la foto que publicó la madre de Florencia –en donde se la puede ver a la joven acusada por “incitación al suicidio” rodeada de mujeres y sosteniendo los característicos pañuelos verdes- fue una postal que se tomó “al azar”.

“No es que hay un grupo que la apoya a ella. Es como que estés en la cancha, tu equipo hace un gol y te abrazas con el resto de los hinchas que no te conocen. Acá esta chica fue a pedir que la apoyen y las chicas accedieron a sacarse una foto con ella sin conocer su historia”, sostuvo.

Y siguió: «Mis tíos están destruidos y los mantiene en pie el pedido de justicia. Los vecinos y la comunidad nos apoyaron desde un primer momento y estamos muy agradecidos. Nosotros somos una familia muy unida, pero desde lo que pasó con Thomas nada volvió a ser igual”.

En ese contexto, apuntó directamente contra Florencia S. y aseguró que su falsa denuncia terminó por “arruinar una familia” de bien. “Arruinaron a una familia. Ese hueco no se va a poder llenar nunca. Cuando vi la foto sentí una rabia tremenda, que no podes hacer nada. Ella sigue con su vida normal y nosotros estamos destrozados. Nos cambió la vida para peor”, remarcó.

Al final, Deborah detalló que el pedido de la familia es que se cambie la carátula de “instigación al suicidio” a “homicidio premeditado”. “La causa está en proceso por ahora, estamos esperando porque estuvo parada por la feria judicial”, finalizó.

El caso que conmovió a Don Orione y al país

Todo ocurrió ese mismo sábado, cuando Florencia S. acusó a “Toto” – tal y como le decían sus familiares y amigos más cercanos- de haber abusado de ella dentro de un auto a la salida de un boliche. El posteo original se hizo a través de la cuenta de Instagram de la joven, pero ésta no dudó en replicar la misma denuncia pública en su perfil de Facebook.

En ese momento, Thomas se encontraba trabajando en su flamante barbería “PR” cuando de repente comenzó a recibir decenas de comentarios y mensajes hostiles en sus perfiles, acusándolo de ser un “violador”.

Toto falleció ese mismo sábado por la noche, luego de haberse intentado colgar sujetando un cinturón a su cuello. Decisión que tomó –según su familia- para protegerlos.

Fue su hermano, Jeremías, de 22 años, el que lo encontró convulsionando en el suelo. Luego de realizarle maniobras de RCP, lo trasladaron a la sala de primeros auxilios, donde descubrieron que la hebilla del cinturón le había perforado la tráquea. “Se le llenaron los pulmones de sangre y falleció”, le había contado Deborah a este portal.

Lo cierto es que esa misma noche, Florencia S. se encontraba haciendo un vivo a través de su cuenta de Instagram. En ese momento, sus seguidores le comenzaron a contar que Toto se había quitado la vida a raíz de su denuncia pública. A pesar de esto, a la joven poco le importó y solo se dignó a decir con suma tranquilidad: “¿Para qué me lo dicen? ¿Y a mí qué me importa?”.

La hermana de Thomas se comunicó con ella y le contó lo que había ocurrido, aunque la familia del joven de 18 años adelantó que en ese momento tampoco le importó.

Luego del trágico día, la joven, que no realizó ninguna denuncia formal por abuso sexual por -según aclaró- «vergüenza», eliminó el posteo del escrache y cerró sus redes sociales.

Fuente: BigBangNews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *