30 septiembre, 2020

Mercedes Morán revela su transformación para ponerse en la piel de Doña Tota Maradona

Durante este 2020, las producciones argentinas en las plataformas de streaming estarán a la orden del día. Es por eso que a mediados de este 2020 Amazon Prime comenzará su desembarco en nuestro país con una apuesta fuerte como lo es “Maradona, sueño bendito”, historia que contará los por menores de la historia de Diego.

Mercedes Morán fue la elegida por la megaempresa fundada por Jeff Bezos para encarnar en la piel curtida de esa señora que a la hora de la cena inventaba un dolor de estómago para que la comida alcanzara para todos. «A los 13 me di cuenta de que era mentira ese dolor de ella a la hora de comer. Inventaba ese dolor para dejar que el poco pan que había lo comiéramos nosotros. Con el primer sueldo, la invité a comer a una pizzería de Pompeya. Los dos solitos, como novios. Cuando salimos, ya no existía más sueldo».

Las postales que puede recrear la serie de Amazon son miles y todas poéticas. Una madre con delantal que amasa y hace malabares con la dureza como escudo debajo de tanta ternura. La visita de Don Francisco Cornejo, pidiéndole le «prestara» al niño para subirlo a un rastrojero rumbo a su futuro futbolístico. Las únicas zapatillas machacadas de tanto martillar la pelota y la madre que lavaba esos dedos del pie lastimados dentro de un balde, comenta Clarín.

Morán filmó en Buenos Aires, Barcelona y Nápoli. De todas las millas recorridas, fue un kilómetro de La Paternal el que le produjo piel de pollo. Ella y Pepe Monje (Don Diego) recrearon escenas en la casita posterior a la que se había mudado el clan después de su paso por Fiorito. «Pocas veces tiene uno posibilidad de grabar en espacios reales y estar ahí me emocionó: los lugares están cargados de la energía que dejó la gente que los habitó», explica.

“El rol de la madre era muy respetado. Una mujer fuerte que tenía autoridad, tomaba las decisiones. Siento que estoy encarnando a «la madre», con mayúsculas” comenta la actriz respecto al matriarcado de la familia Maradona  “La incondicional, la que tenía debilidad por ese hijo ya antes de que se convirtiera en un gran futbolista. Su amor era potente, muy celosa del amor de su hijo, era incluso la que al principio ejercía el control sobre las noviecitas de él. Y era la única que tenía comprensión de la soledad”

Sobre su transformación para interpretar a la madre del diez comentó: “Tuve que intentar acercarme a una manera de mirar, de sonreír, de caminar. Más allá de que no se trate de una imitación, queríamos rescatar el espíritu. Ella era una mujer sufrida, que en el mayor éxito de su hijo no podía dejar de ver los riesgos que corría ese hijo en ese nuevo mundo. Su marido era un hombre sensible, pero ella era lo contrario, administraba las emociones de otro modo, le costaba emocionarse”.

Por último, describió lo que aprendió de Doña Tota. “Ella tenía un grado de compresión de esa vulnerabilidad de su hijo en medio de ese mundo nuevo que se le abría. Atenta a sus vínculos, no quería que ninguna relación lo distrajera cuando empezaba a destacarse. Entendía como nadie ese lugar de único, de asediado, de amado. Se tiene una fantasía de plenitud en personas que logran semejantes hitos, pero no de la soledad que puede llegar a habitarlos”, cerró Mercedes Morán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *