24 septiembre, 2020

Kirk Douglas dejó sin un centavo de su herencia a su hijo Michael

Kirk Douglas, ícono del Hollywood clásico, era conocido también por su filantropía y apoyar diversas causas educativas y médicas. Tras fallecer a los 103 años, se conoció qué pasará con su fortuna, estimada en 61 millones de dólares.

A medida que su salud le impidió volver a los sets de grabación, se hizo con su esposa Anne Buydens cada vez más filántropo, expresando su intención de donar a obras de caridad la mayor parte de su fortuna cuando ambos murieran.

La pareja reconstruyó 400 patios escolares en Los Ángeles y fue responsable de la construcción del «Harry’s Haven», la unidad de Alzheimer bautizada con el nombre del papá de Kirk en el Hogar del Fondo del Cine y la Televisión en Woodland Hills, California.

En 1943 se casó con Diana Dill, juntos fueron padres de Michael y Joel. Tras divorciarse volvió a contraer matrimonio con Anne, madre de Peter y Eric.

Tras fallecer el 5 de febrero a los 103 años, se conoció que decidió donar la mayor parte de su fortuna a la caridad. De esta manera, su hijo Michael no aparecía como beneficiario de la herencia.

En total, quería que se repartieran US$ 50 millones a través de la Fundación Douglas. Como favorecidos aparecían la Universidad St. Lawrence, el Templo Sinaí de Westwood, el Kirk Douglas Theatre de Culver City y el hospital de niños de Los Angeles, según medios internacionales.

Los US$ 11 millones restantes habrían sido repartidos entre diferentes miembros de su familia, aunque no a su hijo Michael. De todos modos, el actor de 75 años posee una fortuna propia de US$ 300 millones.

La relación entre padre e hijo pasó por momentos de tensión debido a cierta competencia laboral entre ambos y a los problemas de adicción del menor. Pero ya llevaban varios años reconciliados.

Douglas se encontraba bien de salud hasta que sufrió un derrame cerebral en 1996. Fue una de las últimas estrellas de la era dorada de Hollywood junto con Olivia de Havilland (103). Apareció en más de 90 películas, aunque tuvo su mayor auge como estrella de cintas taquilleras en la década de 1950. Protagonizó dramas, westerns y filmes de guerra.

Entre sus películas más recordadas están «Espartaco» (1960), «La patrulla infernal» (1957) y «Los vikingos» (1958).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *