27 enero, 2021

Fueron a un funeral y se sacaron «selfies» con el muerto para complacer a su madre

Un hombre de 51 años murió durante una cirugía cardíaca en junio de 2018 y luego de que recolectaran los tejidos y los huesos que había donado, se llevó a cabo su funeral. No obstante, su familia registró un inaudito retrato.

La ceremonia para despedir a Robert Alexander tuvo lugar en la granja de su tío en Hinton, Oklahoma, Estados Unidos, donde se reunieron sus seis hermanos, su madre y otros familiares y amigos.

Acostaron al hombre en una mesa plegable resistente y lo vistieron con unos jeans azules y desgastados, un pañuelo Harley Davidson, una camiseta de manga larga y su chaleco de cuero negro con un dibujo de la bandera estadounidense. En la pared detrás de él, colgaron una manta con un estampado de una calavera en llamas.

Robert era un mecánico que siempre había amado las motos, aunque su salud y sus finanzas nunca le permitieron ser un motociclista constante. Después de arreglarlo y hacerlo “lucir bastante rudo”, según le contó su hermana Tawnya Musser a The New York Times, sus hermanos y su madre se congregaron a su alrededor, y un cuñado tomó una foto familiar usando su celular.

 

Cómo tomaron el inaudito retrato en el funeral

“No pudimos recordar algún momento en el que todos estuviéramos juntos con mamá”, afirmó Musser. Y agregó: “Así que conversamos al respecto. ¿Mamá querría una foto con sus siete hijos y sería macabro que uno de ellos estuviera muerto?”.

Finalmente, se tomaron varias fotos donde Alexander luce regio y sereno. Los hermanos compartieron las fotos entre ellos, pero las imágenes no están en las redes sociales, como sí lo están muchas fotos contemporáneas de fallecidos, indicó Radio Mitre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *