18 septiembre, 2020

El truco definitivo para no llorar cortando cebollas

La cebolla es una de las verduras más populares. Se utiliza para condimentar casi todas las comidas de diferentes tipos de gastronomías. Sin embargo, su uso muchas veces provoca pavor en los encargados de preparar los platos. Es que al cortar la cebolla es inevitable no derramar al menos una lágrima. Provoca un ardor muy molesto que se detiene únicamente cuando se deja de tener contacto con ella.

Uno de los interrogantes más comunes tiene que ver con la causa de este intenso efecto en la vista. La respuesta es simple. La cebolla es una planta herbácea bienal  hecha de varias capas: la túnica, las escamas y la capa “plato medular”. Al cortarlas inmediatamente se libera una enzima con una especie de gas, que a su vez combinado con agua crea un ácido muy invasivo.

No obstante, si aplicás una serie de métodos antes de ponerte a cortar es posible que esta molesta reacción finalmente desaparezca.

 

Qué hay que hacer para cortar la cebolla y no llorar

Lo primero que tenés que hacer es colocar todas las cebollas que vayas a utilizar en el congelador por al menos unos 10 y 15 minutos. Una vez que estén listas, usá un cuchillo bien filoso. De esta manera, la cebolla se pica y evita que la enzima se libere. Pero hay más. Es importante que mientras la cortes lo hagas dentro de un recipiente con agua. También se puede hacer cerca de una olla con vapor.

Si ninguno de estos métodos te parecen efectivos, entonces, lo más sencillo es utilizar lentes. Así ya vas poder preparar tu comida con total tranquilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *