20 septiembre, 2020

Escándalo: furiosa, Esmeralda Mitre le pegó dos cachetadas a Analía Franchín

Luego del escándalo que se vivió en una grabación de Pasapalabra, donde un momento de tensión entre Analía Franchín y Esmeralda Mitre terminó con la actriz retirándose del estudio, la periodista dio detalles de un violento episodio que vivió tiempo atrás.

Indagada por Tomás Dente en Siempre Show sobre si había existido una animosidad con Esmeralda en otro momento, Analía se sinceró: “Sí, tuvimos un conflicto. Bueno, no sé si fue un conflicto. A Esmeralda la conozco hace muchos años, hemos participado de algunos encuentros en común con Darío Lopérfido, su exmarido, o con otras exparejas. Siempre tuve buena onda”.

“Un día me invitaron a Intrusos y pusieron una nota de Esmeralda. Yo me reí y dije ‘ella me divierte’. La nota tenía que ver con unos tweets hablando de Lopérfido, diciendo ‘voy a contar cosas tuyas’. Fue casi por lo mismo que me peleé con Luciana Salazar. Yo tenía muy buena onda con ella y cuando empezó a escribir cosas en Twitter, que para mí es una extorsión, contra Martín Redrado, yo dije ‘me abro’. No me siento identificada como mujer con este tipo de mujeres que amenaza a alguien por red social, sea un hombre o una mujer. Me parece siniestro. Entonces dije en el programa de América ‘esa Esmeralda Mitre no me gusta, se parece mucho a Luciana Salazar’, agregó.

Aquellas palabras en el programa de América trajo consecuencias, tal como la propia Franchín lo detalló: “Después de eso, me la crucé en una gala. Esmeralda se acercó y le digo ‘hola, Esme’ porque no quita la buena onda que puedo tener con ella más allá de que no me guste lo que hizo. Y me dijo ‘a mí no me compares con Luciana Salazar, no tengo nada que ver con ella’ y me dio dos cachetadas en la cara. Como están escuchando. Fue dos cachetaditas, como sobrándote. Siempre poniéndose en un grado de superioridad porque ella es más que todos”.

“Mi reacción fue inmediata, me quise levantar y mi marido me agarró del brazo y me dijo ‘este no es el lugar’. Y tenía razón. Eso me pareció de una violencia. Ella puede venir y decirme lo que le molestó. De ahí a pasar a la acción físico, hay un abismo”, cerró, tajante.

Mirá el video:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *