18 enero, 2021

La ex amante del rey Juan Carlos va a la Justicia y dicen que tiene videos privados

La empresaria alemana Corinna Larsen denunciará al rey Juan Carlos, con quien presuntamente mantuvo una relación extramatrimonial, por amenazas para que no revele “secretos de estado”. Así lo anunció un portavoz de la empresaria alemana, quien asegura que sufre una campaña de acoso desde 2012, cuando salió a luz su relación al conocerse el viaje que realizaron juntos a Botswana,

Corinna Larsen

Todo empezó cuando el Rey tuvo un accidente en Botsuana. Después de ese episodio, asegura, su casa y su oficina de Mónaco fueron “ocupadas” por personal de una empresa de seguridad del país. Según ella, los servicios secretos españoles le comunicaron que se trataba de un operativo para garantizar su seguridad. Larsen implica en esta campaña, en la denuncia que presentará en el Reino Unido, al entonces director de los servicios secretos españoles (CNI), Félix Sanz Roldán.

El CNI, según la denuncia, le amenazó de muerte cuando se encontraba en un hotel de Londres.

¿Y qué buscaban esos supuestos agentes? Según afirmaron fuentes próximas a la ex amante del monarca, Larsen tendría en su poder abundante material audiovisual de su relación con Don Juan Carlos. Fotografías, vídeos y otros documentos muy comprometidos que “harían saltar por los aires la Familia Real”.

El rey emérito Juan Carlos

El supuesto material, siempre según la versión de las mismas fuentes, es de carácter íntimo “incluso podría catalogarse como de contenido sexual”, pero también podría revelar el pensamiento y opinión del Rey Don Juan Carlos en temas tan delicados como ‘asuntos de Estado’, sus relaciones familiares con Doña Sofía o detalles de sus problemas con el Rey Felipe y la Reina Letizia o ‘pistas’ sobre sus negocios y finanzas personales.

“Tras la intrusión de los servicios secretos en mi habitación del hotel, yo estaba aterrada, especialmente cuando me amenazaron a mí y a mis hijos diciendo que no podían garantizar mi seguridad física”, declaró Larsen. «Insistían en que permaneciese en silencio. Me enviaron un correo, utilizando un pseudónimo, en el que explicaban que hablar con los medios resultaría devastador para mi imagen. Yo me lo tomé como que destruirían mi reputación si no cooperaba.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *