22 septiembre, 2020

La familia de Sergio Denis inicia una demanda contra el teatro Mercedes Sosa y su director

Si bien hasta el momento la familia de Sergio Denis no había acudido a la Justicia por el accidente que lo dejó en coma durante casi 14 meses, tras su muerte el panorama cambió.

Este mediodía, Diego Colombo, abogado y amigo personal del cantante, habló en Intrusos y aseguró que, finalmente, iniciarán acciones legales contra el teatro Mercedes Sosa de Tucumán.

«Su muerte aceleró esta decisión. Siempre la espera estaba dada en virtud de que apostábamos al milagro y si Sergio volvía a estar conectado con la realidad era él quien iba a manejar la estrategia.

Esto no ocurrió y entonces hoy estamos convencidos de que hay que iniciar acciones», confirmó Colombo vía skype.

Tras asegurar que ya hay una causa iniciada de oficio por una fiscalía de Tucumán, el letrado agregó: «Tenemos pendiente con Federico, su hijo, viajar para empaparnos de las presentaciones que hizo esta fiscalía después del accidente.

Luego de tomar conocimiento de eso, iniciaremos las acciones que correspondan (.) La pandemia nos atrasa porque no podemos viajar para tomar conocimiento de la causa, pero el inicio de la fiscalía será la base para el futuro reclamo».

Mientras indicó que la causa será contra el teatro Mercedes Sosa, la gobernación, el municipio de la provincia de Tucumán y contra aquellos que lo contrataron, Colombo explicó: «Fue un sindicato (ATSA, de Sanidad) el que lo contrató.

Vamos a ir contra todos aquellos que tengan algo de responsabilidad respecto del hecho.

El motivo por el cual queremos hacer esto es, no solo para que encuentre un poco de paz la familia, sino para que no vuelva a ocurrir, no solo en este teatro sino en cualquier teatro de la Argentina. Esto no puede volver a ocurrir».

Con respecto a cómo se encuentra la familia, el abogado reveló conmovido: «Muy mal. Lo que han sufrido fue algo innecesario.

Este accidente se podría haber evitado, por eso el dolor es mucho más grande. Al saber que hay responsabilidades y alguien pudo haberlo evitado, el dolor se magnifica.

Fueron catorce meses de agonía y aún había esperanza de que despertara.

Fueron meses muy difíciles. Todos apostaban a que podía tener contacto con la realidad nuevamente. Obviamente el paso del tiempo hacia que la esperanza sea cada vez menor y hoy los hechos nos demuestran eso».

Muy apenado por no haber podido estar en contacto con su amigo durante sus últimos días, el profesional confesó que durante la cuarentena el único autorizado para ver a su padre era su hijo Federico.

«Él le llevaba la ropa para que lo cambien cuando lo sentaban para hacer los ejercicios. Iba tres veces por semana, donde le daban los partes, y el resto de los días hablaba por teléfono», señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *