7 marzo, 2021

Internaron por coronavirus al humorista Tristán

El 12 de diciembre de 2019, Tristán sufrió una fractura de cadera por la que debió ser intervenido quirúrgicamente.

 

 

Desde entonces, nada volvió a ser igual para él, ya nunca más pudo volver a caminar.

 

 

Y en las últimas horas, su salud se agravó tras ser diagnosticado con coronavirus.

 

 

“Estaba en el centro de rehabilitación muy tranquilo y de repente empezó a sentir síntomas.

 

 

A la 1 de la mañana del martes le hicieron los estudios y tras el hisopado, lo diagnosticaron con COVID y fue internado”, confió el Federico, el hijo del humorista a Teleshow.

 

 

“No nos dejan hablar con él porque se encuentra aislado», agregó el joven que en las próximas horas tendrá más novedades cuando desde el centro médico emitan el parte médico que dará más precisiones sobre la salud del querido actor.

 

 

“Ojalá se recupere porque esto es minuto a minuto”, se esperanzó y volvió a cuestionar a la obra social de Actores que sigue sin hacerse cargo de los costos médicos del artista.

 

 

“Mi padre está en un centro de rehabilitación desde febrero, que fue cuando decidimos llevarlo ahí con mi hermana (Victoria, residente en esa ciudad)”, comentó.

 

 

En una entrevista hace unos meses a Confrontados, Federico explicó que su padre no sufría de Alzheimer, cómo había trascendido.

 

 

“El en el 2011 le detectan una pequeña demencia senil que, obviamente, se fue agravando hasta la fecha. Pero él nos reconoce tanto a mis hermanos como a mí. De hecho, yo el otro día hablé con él”, contó Federico, quien recordó que incluso después de este diagnóstico Tristán siguió trabajando en teatro.

 

 

Y que, recientemente, había hecho un viaje con él a Perú, a visitar a uno de sus hermanos, y luego a Europa, donde permanecieron por dos meses.

 

 

“A nosotros nos hizo muy mal el tema de la rehabilitación, La verdad es que yo, después del viaje, de verlo tan entero… Siempre fue un tipo duro, un tipo que siempre fue entero.

 

 

Y verlo en una silla de ruedas la verdad que…”, se lamentó Federico con los ojos llenos de lágrimas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *