28 febrero, 2021

Muerte de Diego Maradona: Leopoldo Luque fue imputado por «homicidio culposo»

Luego de los allanamientos de esta mañana, el médico personal del 10 fue imputado en el marco de la causa que investiga las circunstancias de su muerte. Las declaraciones de Dalma, Gianinna y Jana fueron claves.

 

El médico personal y quien operó de la cabeza a Diego Maradona, Leopoldo Luque, quedó imputado por el delito de «homicidio culposo» en el marco de la causa que investiga las circunstancias de la muerte de «el Diez», luego de que su casa y consultorio fueron allanados, informaron fuentes judiciales.

 

Orlando Díaz, juez de garantías de San Isidro, requirió a través de un exhorto a la Justicia porteña el allanamiento en la casa y el consultorio privado de Leopoldo Luque, el médico personal de Diego Maradona y quien lo operó del hematoma subdural semanas atrás, tras un pedido de los fiscales de Benavídez Laura Capra, a cargo del caso con el fiscal general del distrito John Broyad y los adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren.

 

Leopoldo Luque fue notificado de sus derechos este domingo 29 de noviembre, mientras se allanaba su domicilio en la localidad bonaerense de Adrogué, partido de Almirante Brown, y su consultorio, ubicado en un edificio de Avenida del Libertador al 5990, en el barrio de Belgrano, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por pedido del equipo de fiscales encabezado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren; y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra, que investigan las circustancias de la muerte de Diego Maradona.

 

El pedido de allanamiento se produjo después de que Dalma (33), Gianinna (31) y Jana Maradona (24), las tres hijas de Diego Maradona, declararan como testigos ante los fiscales de manera contundente, y reclamaran sobre el tratamiento que Luque le dio a El Diez en sus últimas semanas, y pidieron que se revise las medicaciones que Luque y su equipo le recetaron en los últimos meses de tratamiento en las clínicas Ipensa, de La Plata, y en la Clínica Olivos.

 

En un principio, según trascendió, Luque se resistió a colaborar, pero debió hacerlo. Los investigadores le solicitaron la historia clínica, detalles de su tratamiento y del posoperatorio de Maradona tras ser intervenido por un hematoma subdural el 3 de noviembre y dado de alta el 12 del mismo mes.

 

El allanamiento fue dispuesto con el objetivo de «buscar documentación para determinar si, durante la internación domiciliaria de Maradona, hubo irregularidades» y si Luque era el responsable de cuidar a Maradona tras recibir el alta luego de que lo operen de la cabeza, aseguraron fuentes de la causa al diario La Nación, mientras que participantes del procedimiento afirmaron a ese medio que el neurocirujano se mostró sorprendido ya que «no lo esperaba».

 

La urgencia en los allanamientos se dio para evitar que se borre o elimine material que pueda ser clave en los esclarecimientos del hecho.

 

La carátula de la investigación de la muerte de Diego Maradona, por ahora, está bajo la figura de «homicidio culposo y abandono de persona» y Leopoldo Luque puede ser llamado a declarar esta misma tarde.

 

«Se quiere determinar qué medicamentos tomaba, cuándo, quiénes lo cuidaban, los roles de los enfermeros», explicó el abogado y columnista judicial Gabriel Lezzi en Radio Rivadavia.

 

Y agregó: «Todo da a pensar que Maradona no estaba en condiciones de tener el alta y debería haberse quedado internado».

 

«Los fiscales investigan si una persona con la operación que tuvo Maradona y sus antecedentes podía estar fuera de la clínica. Parece que los recursos médicos que tenía Maradona en esa casa no eran suficientes para su estado», amplió.

 

Este sábado revelaron que hubo un episodio de violencia entre Maradona y Leopoldo Luque, días antes de que ocurra el fallecimiento que causa dolor en la Argentina y el mundo entero.

 

Varias personas que compartieron tiempo con el exfutbolista una vez que se instaló en su casa nueva del barrio San Andrés tras la operación por un hematoma subdural brindaron declaraciones ante la Fiscalía de San Isidro.

 

Dos testigos aseguraron que el jueves previo a su muerte, es decir el 19 de noviembre, Maradona tuvo una pelea con Luque, y que hubo un empujón en la misma, algo de absoluta gravedad, teniendo en cuenta que el ídolo popular había sido intervenido quirúrgicamente de la cabeza días atrás y se le encomendó no hacer esfuerzos físicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *