4 marzo, 2021

Grave: La psiquiatra que atendía a Maradona falseó un certificado médico y quedó imputada

Por Clarín.- Agustina Cosachov, la psiquiatra investigada por la muerte de Diego Armando Maradona, fue imputada este martes por “falsedad ideológica”.

Fue por haber asentado en un certificado y en una historia clínica que el ex astro, en octubre pasado, se encontraba en buen estado de salud mental, sin ir a visitarlo al country Campos de Roca II, en Brandsen, adonde estaba viviendo.

El equipo de fiscales de San Isidro a cargo de la investigación, integrado por Laura Capra, Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, le notificó a la profesional la imputación a través de una cédula electrónica dirigida a su abogado defensor, Vadim Mischanchuk, según Télam.

Ahora dispone hasta el viernes para ir a notificarse de sus derechos en sede judicial.

Maradona murió el 25 de noviembre último, víctima de una descompensación cardíaca, en la casa que le habían alquilado en el barrio San Andrés, de Tigre.
El 3 de noviembre había sido intervenido quirúrgicamente de la cabeza a raíz de un hematoma subdural.

La Justicia investiga si Cosachov (35) y el neurocirujano Leopoldo Luque (39) cometieron «homicidio culposo» por negligencia en la atención médica del entonces DT de Gimnasia y Esgrima La Plata.

Además, el médico quedó complicado por un peritaje caligráfico que reveló la falsificación de la firma de su paciente cuando solicitó su historia clínica a un sanatorio privado en septiembre de 2020.

«De mi mayor consideración yo, Diego Armando Maradona, me dirijo a usted para solicitar entregue a mi médico personal Dr. Leopoldo Luque, copia de mi historia clínica. Desde ya, muchas gracias», decía el texto del escrito presentado en la Clínica Olivos, donde sería operado.

Los investigadores estaban convencidos que tanto esa firma, como las que figuraban en otras dos hojas que fueron secuestradas y que se cree que eran garabatos que se hicieron mientras practicaban las firmas, eran falsas y que fueron realizadas por el neurocirujano sin el consentimiento del Diez.

Por eso, Luque podría ser imputado por el delito de «uso de documento privado adulterado».

El delito de «falsedad ideológica» está contemplado en el artículo 293 del Código Penal y prevé una pena de 1 a 6 años de cárcel para quien «insertare o hiciere insertar en un instrumento público declaraciones falsas, concernientes a un hecho que el documento deba probar, de modo que pueda resultar perjuicio».

Según la investigación, el 26 de octubre pasado alguien -cuya identidad quieren preservar-, le solicitó a la psiquiatra que expidiera un certificado en el que se consignara que Maradona estaba en buen estado de salud mental.

Según las constancias que tienen los fiscales, Cosachov confeccionó ese certificado, donde asentaba que el DT de Gimnasia estaba «ubicado en tiempo y espacio, vigil y en buen estado» y se lo envió a su interlocutor el día siguiente, pero con fecha del 20 de octubre.

Además, la psiquiatra asentó en su propia historia clínica, secuestrada también por los fiscales, esta misma constancia donde afirmaba que lo había visitado y lo encontró en ese estado.

«Lo más curioso es que en la franja del 21 al 27 de octubre tenemos mensajes y diálogos en los que la psiquiatra deja claro que el estado de salud mental de Maradona no era el que afirmaba en el documento», dijo a Télam una fuente con acceso al expediente.

Además, los fiscales Capra, Iribarren y Ferrari constataron por dos vías que en esa fecha la psiquiatra nunca visitó a Maradona en la casa del country.

Según las fuentes, la geolocalización de sus celulares no la ubican en ese sitio y además, este lunes, una comisión policial constató en los registros de ingresos que para esa fecha Cosachov nunca estuvo en el country.

La autopsia determinó que Maradona murió como consecuencia de un «edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada» y descubrieron en su corazón una «miocardiopatía dilatada».

De acuerdo con los resultados de los estudios toxicológicos realizados, el ex campeón del mundo en México 1986 no tenía alcohol ni drogas ilegales en su organismo, aunque sí detectaron psicofármacos que le causaban arritmia.

Además, en las últimas horas trascendieron audios privados entre Luque y Cosachov, donde el neurocirujano decía que se iba «a cagar muriendo el gordo», en alusión a su paciente.

Las hijas de Maradona, Dalma y Giannina, arremetieron contra el profesional y el abogado Matías Morla, mano derecha de su padre. «Si la verdad siempre triunfa ustedes dos van presos», aseguró la mayor de las mujeres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *