1 marzo, 2021

Triste: Los que debían cuidarlo, le daban a Diego marihuana y alcohol para «sacárselo de encima»

Mientras el dolor y la herida por la muerte del ídolo Diego Armando Maradona siguen tratando de cerrarse, la investigación judicial que se abrió -para dar con las causas de su fallecimiento- arroja todos los días nuevas evidencias sobre las complejidades de la vida del Diez, incluyendo los últimos días previos al deceso ocurrido el miércoles 25 de noviembre al mediodía.

Desde una internación domiciliaria que no fue tal, con médicos implicados y un ambiente que nunca lo cuidó, hasta los últimos audios que salieron a la luz sobre cómo el entorno más cercano a Maradona le daba marihuana y alcohol para «sacárselo de encima».

Así lo reflejan las conversaciones entre Leopoldo Luque y un miembro del staff médico que dialogan -preocupados por los consumos de Diego- sobre los inexistentes cuidados de quienes convivían dentro de la casa con Maradona en un country del Barrio San Andrés, en Tigre. Realmente lo sorprendente es que quienes debían controlarlo sean los que les proveían estas sustancias.

En los chats publicados por Infobae, el médico que está en la casa le comenta a Luque que el consumo de marihuana y alcohol se había vuelto una costumbre para el ex futbolista: «Se levanta con toda la resaca encima. Anoche fumó, tomó vino con las pastillas encima… No podés (hacer) todo (eso)…«.

Luque, por su parte, le responde a este integrante médico demostrándole su preocupación por lo que podía suceder si fallecía Diego: «Ahí le dije a Maxi (Pomargo) que si hay una autopsia salta todo eso». Todos los audios son previos a la muerte de Maradona, por eso es tan impactante la frialdad con la que el neurocirujano se refiere a una futura autopsia. Casi adelantándose a la tragedia.

Los audios apuntan principalmente a Maximiliano «Maxi» Pomargo, secretario privado de Diego (cuñado de Matías Morla -su abogado y principal apuntado por la familia-) y a Charly, un familiar de Rocío Oliva el marido de una prima segunda del papá de la ex pareja de Diego), que formó una relación con Maradona que lo mantuvo unido con el correr del tiempo. También formaba parte del círculo íntimo de Diego su sobrino Jonathan «Johny» Espósito, el hijo de su hermana María Rosa («Mary») Maradona, la cuarta hija mujer de Doña Tota y Don Diego.

Los chats entre Luque y el staff médico

Miembro del staff médico: Decí que dentro de todo tengo a la Monona que me cuenta las cosas, porque sino no te enterás nunca. Ayer, menos la Monona y el de seguridad, todos fumando porro. Hoy se levantó todo dolorido, como que el chabón (por Maradona) no descansa, se levanta con toda la resaca encima. Anoche fumó, tomó vino con las pastillas encima… No podés (hacer) todo (eso)…

Otro integrante del staff: Leíto, ahí me estoy yendo. Yo la verdad no diferencio los dolores de los de dormir mal. Ya tomó el hábito de fumar todos los días, les pide a los de seguridad faso. Les dice ’faso’. El otro día les digo a los de seguridad: ’Cuando te dice así, prendele un habano’.

Luque: Tranqui, vos tranqui. Yo esto más o menos sé cómo manejarlo. Ahí le dije a Maxi que si hay una autopsia salta todo eso. Al que menos van a responsabilizar es a la parte de salud; eso es un tema del entorno. Nosotros no lo podemos manejar, podemos sugerir.

Luque: No funciona tan así, porque fijate que la marihuana no produce un daño en un órgano particular como para que yo sospeche de eso. Yo puedo suponer, pero si no lo busco, no lo analizo, bajo consentimiento del paciente no tengo forma. Eso desde el punto de vista médico no tiene ninguna responsabilidad. Está a cargo del paciente. Ahora sí buscan al paciente, si investiga la Policía, van a ver que hay un entorno determinado y atacan a eso. No es una responsabilidad médica ni en pedo. Sería responsabilidad médica si yo le indico aceite de cannabis y se intoxica y se muere. Ahí sí, porque no estuvo bien supervisado ni contenido. Pero esto es algo ilegal, no tiene nada que ver con algo médico.

Staff: Como te dije, tengo ahí mucha confianza con Monona y el de seguridad que está ahora. A raíz de eso me contaron que ayer Charly había arreglado hacer entrar a una mujer por la noche. Entonces para sacarse de encima a Diego le dio cerveza y porro. Lo quebró en mil pedazos.

Staff: Yo encontré restos de marihuana picada por todos lados y olor en la casa. El tipo cogiendo en la pieza de servicio y Monona con el de seguridad viendo que Diego no se levanta, no durmieron nada. Ellos no querían dormir por si se armaba lío.

La defensa de la psiquiatra

La otra apuntada en este campo de batalla judicial es Agustina Cosachov, la psiquiatra de Diego Maradona, que fue imputada por «falsedad ideológica» por la Justicia. Es que Cosachov firmó un certificado, y lo ratificó en su historia clínica, en el que acreditaba que el paciente estaba «vigil, orientado en persona, tiempo y espacio». Sin embargo, se comprobó que nunca había visitado a Maradona para realizar dicho informe.

«En tanto la imputada Agustina Cosachov expidió una constancia de haber observado al causante Maradona al concurrir a su domicilio el pasado 20 de octubre en las circunstancias que allí menciona, cuando en rigor, la evidencia acumulada indica la falsedad de aquella información luego introducida en la historia clínica del nombrado», dice la cédula de notificación que expidió la fiscalía de San Isidro para imputar a Cosachov e informar a su letrado.

Por su parte, Vadim Mischanchuk, abogado de la psiquiatra, dijo que si Cosachov «puso eso en ese papel, es lo que realmente constató”. Además, plantó dudas sobre si era necesario ir o no a la casa de Maradona, puesto que podría haber trabajado vía «telemedicina».

«No hay ninguna falsedad en esa constancia y no es un documento trucho. Primero vamos a ver si es la firma de Cosachov y si es la grafía de Cosachov o no. Y si es así, les puedo asegurar que lo que ella anotó, es lo que ella consideró que estaba pasando», afirmó.

Y en la misma línea, agregó: «Tengo que ver el documento, que sea el original, cotejar con ella que sea su firma. Y si lo es, no le quepa la menor duda que, si ella puso eso en ese papel, es lo que realmente constató o consideró que pasaba. Que no haya pruebas de que la doctora haya ido a la casa o que el paciente haya ido al consultorio, hoy no significa nada, porque está habilitada por le ley de telemedicina».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *