1 diciembre, 2021

Mavys Alvarez: «Diego Maradona me violó mientras mi madre lloraba del otro lado de la puerta»

Tras la llegada a nuestro país donde prestó declaración ante la justicia por lo ocurrido hace 20 años, en el momento en que tenía una relación afectiva con Diego Maradona, la cubana Mavys Alvarez brindó una entrevista con un medio local donde confesó el calvario que le tocó vivir.

“Esta es la primera vez que vengo a Argentina después del 2001, cuando vine con Diego. Ahora pude recorrer un poco, en aquella oportunidad no había podido ver nada. Estaba secuestrada”, contó Mavys, mientras se encuentra en Argentina donde brindó la declaración testimonial ante la Justicia en la causa que se inició, a raíz de su denuncia por trata de personas.

Cabe destacar, que ese expediente está en manos del juez federal Daniel Rafecas y tiene a cinco personas acusadas. Todos parte del entorno que acompañaron a Maradona entre el 2000 y el 2001 durante su estadía en el centro «La Pradera» de Cuba.

Mavys Álvarez Rego declaró como víctima en el marco de la causa que está a cargo del Juzgado Federal N°10 por trata de personas al ex entorno del fallecido futbolista. La denuncia la realizó Fernando Míguez, referente de la la ONG Fundación por la Paz y El Cambio Climático, en la Procuración que investiga delitos de trata (PROTEX). En la cámara Gessel estuvo acompañada por los abogados Gastón Marano y Marcela Scotti.

La joven cubana estuvo en Argentina, traída por Diego Maradona y su entorno y estuvo en nuestro país desde noviembre de 2001 hasta febrero del año siguiente, para que presencia el partido homenaje a “El Diez” que se realizó en La Bombonera y luego regresar a Cuba.

Según contó Mavys, la estadía se extendió porque Diego la obligó a hacerse una cirugía para agrandarse los senos a pesar de que no era su intención, ni tampoco la intervención fue aprobada por ninguno de sus padres.

Mavys Alvarez: cruda confesión

Álvarez tiene frescos los momentos más crueles que pasó junto a Diego Maradona en Cuba, en el 2000 y que ahora tuvo que volver a sacar a la luz tras su declaración testimonial ante la Justicia.

Según relató la joven cubana al medio Infobae Maradona le habría tapado la boca para que no gritara, para que no dijera nada y luego. «Mi mamá vino a verme ese día a la casa donde estábamos en La Habana y Diego no le quiso abrir la puerta de la habitación. Mi mamá tocó y él no abrió. Me violó. Eso fue lo que pasó”, continuó su relato sobre el abuso.

Una de las razones por las cuales Mavys se animó a contar todo el dolor que padeció hace 20 años es el hecho de la muerte de Fidel Castro y del propio Diego Maradona. Por otra parte, afirmó que su hija cumple 15 años y confesó que en su familia pasaron por «una etapa complicada» relacionada con la propia edad.

«Todos los niños adolescentes, los muchachos son difíciles. Y me hizo pensar y recordar el hecho de que mi hija tenga casi la misma edad que yo tenía en ese entonces. Se me aviva el pensamiento en ese momento, pero más lo reafirmé cuando leí la nota que había publicado Infobae. Una amiga me avisa y me dice que habían publicado esa nota y que estaban diciendo mi nombre. Nunca lo habían dicho. Me decidí porque no quise que contaran una historia falsa de mi vida», resaltó.

Cuando vino a Buenos Aires con Maradona, Mavys contó que él y su entorno la tenían secuestrada y que no había podido salir a recorrer la ciudad. La mujer sostuvo que atravesó momentos «traumáticos» en su llegada al país. «Vi muchas cosas… Estaba encerrada, no podía salir, dependía de todos para todo y ninguno hacía nada para que yo me sintiera bien», manifestó.

En ese sentido, contó que a la ciudad «no la conocía» porque nunca la dejaron salir del hotel, donde estuvo «encerrada prácticamente todo el tiempo». Asimismo, Mavys contó que estuvo secuestrada, por lo que se encontró con «un país nuevo» para ella.

Con respecto al encierro en el hotel, contó que había dos personas de seguridad que «estaban en la puerta de la habitación siempre. «Podían ser dos o tres. O sea, ellos cambiaban. Pero siempre había alguien», agregó la joven que también relató que, en un momento determinado, trató de salir del hotel y el guardia de seguridad le dijo que no pusiera en riesgo su trabajo porque no podía salir.

«Estaba limitada en todo, o sea, no podía hacer nada. No podía salir del hotel. Tenía que pedir permiso para todo lo que pudiera hacer o no. No salía de mi habitación. Tenía seguridad, pero no para poder moverme con libertad sino para no moverme», continuó en su relato sobre ese tenso momento.

Sobre la cirugía estética que le realizaron, obligada, en Buenos Aires, Mavys contó que fue a los 17 años y que Maradona fue quien insistió en el tema. «Me decía que que me iba a ver mejor, que iban a tener el cuidado que necesitaba, que todo iba a estar bien, que el médico iba a hablar conmigo y que no tuviera miedo».

En ese sentido, agregó: «Al final accedí porque ya me había sacado la fecha de la cirugía y no me quedó otra. Fui a la clínica con el doctor (Alfredo) Cahe. Hablaron entre médicos. Luego me pasan a la sala y el médico me explica que por el tamaño de mis senos y mi piel no podían ponerme la talla que Diego realmente quería. Él quería que me pusieran algo más grande. El médico sugirió que pusieran una talla más pequeña porque no había capacidad en mi piel para poner una mayor».

Cuando en la entrevista le contaron cuál fue el peor momento que pasó con Maradona, la joven cubana contó que su mamá fue a visitarla en la casa de Diego en La Habana y que él no quiso abrirle la puerta. «Mi mamá tocó la puerta de la habitación y él no quiso abrir. Él me tapó la boca para que yo no gritara, para que yo no dijera nada y abusó de mí», sostuvo Mavys quien contó: «No me dejaba gritar. No me dejaba. No podía. No podía. Me decía “callate la boca, callate la boca”. Lo decía bajo: “Callate la boca, callate la boca”. Y no podía… no podía».

«Un día llamó Claudia. Realmente no sé si era Claudia, pero me dijo “soy Claudia, pasame a Diego”. Él estaba dormido. Yo le paso el celular y le digo es Claudia, te está llamando. Me dice: “¡Qué tenés que hacer vos que tenés que contestar mi teléfono, mi celular!” Y agarra el celular y lo tira contra la pared. A mí me empieza a insultar, me agarra, me tira contra la cama, me pega una bofetada y me dice: “¡Nunca en tu vida vuelvas a tocar mi celular! ¡Nunca!” Amenazándome con que me podía matar. Bueno, conclusión, fue violento en muchas ocasiones», dijo la joven sobre otro episodio de violencia y amenazas por parte del Diez.

Mavys Alvarez: conociendo a Fidel Castro
En octubre del 2001, tanto Maradona como su entorno, se preparaban para el viaje que realizarían a Argentina por el partido homenaje. Pero Diego tenía una obsesión: que Mavys viaje con él. Para que una cubana, y más aun siendo menor de edad, pudiera salir de la isla por esos años debía tener una autorización especial emitida por la dictadura castrista. Y el ex capitán de la Selección fue con la propia Mavys a pedirle ese permiso al mismísimo Fidel Castro.

Según Mavys, para que pudiera salir de Cuba, Diego la habría traído en una caja. «Bueno, Diego y yo fuimos a ver a Fidel porque se le había ocurrido anteriormente tratar de traerme en una caja. En una caja. Yo probé la caja. O sea, yo entré a la caja. Estaba Omar Suárez presente, que él ya dio testimonio de eso. Él me hizo probar la caja, me dijo le vamos a hacer unos agujeros, vamos a hacer un doble fondo y vas a ir abajo para que no te descubran. Porque encima tenían que poner algo si no iban a descubrir lo que podía estar adentro», contó.

Sobre la autorización de Fidel Castro para dejarla salir de Cuba, la joven detalló: «Él le pidió que le vendiera una casa. Él me manda a salir fuera de la habitación, pero yo tenía claro lo que le iba a pedir. Le pide que le venda una casa en Cuba, en cualquier lugar, y le pide dejarme viajar a mí. Y a Maradona le dijo que las dos cosas se las concedía pero que la casa él se la regalaba, que no se la vendía. Y bueno, así fue. Me da la salida, da la aprobación de la salida, no hizo falta nada, ni mamá, ni firmas ni de mi papá, o sea no hizo falta».

Adicciones en la puerta
Sin dudas, el momento que Mavys Álvarez marca como una bisagra, no sólo en su vínculo con Maradona sino directamente en su vida, es cuando entró al mundo de las drogas de la mano de Diego.

“Él me fue metiendo en su mundo de la adicción. A mí no me interesaban las drogas, no fumaba, no me drogaba, no tomaba. Poco a poco me introdujo en el alcohol. Después insistió en que consumiera”, describió Mavys, quien agregó: «Al principio no se mostraba consumiendo delante mío, hasta que llegó un punto en que él sintió la necesidad de hacerlo con alguien más. De no tener que esconderse».

Además, continuó: «Los primeros días no me di cuenta. Pasó como un mes que yo no me daba cuenta de eso. Hasta que llegó un momento en que él dejaba que lo viera, dejaba la puerta abierta del baño. Yo sentía cuando él inhalaba. No me dejaba verlo. O salía para hacerlo. Pero como que empezó poquito a poco a dejarme ver que él lo hacía».

«Un día él me deja un plato que tenía hecha una raya de cocaína. Entonces me explica lo que era esa droga y me dice que eso lo ayudó a mantenerse despierto para poder soportar la noche en una discoteca o para darle energía. Que era muy bueno, que le hacía muy bien, que se sentía muy bien con eso, que no dejaba que se deprimiera. Y (dijo) que, si quería probarlo y yo le respondí que no, que no me interesaba. Pero insistió. Yo me mantuve firme en ese momento de que no, que no le veía el objetivo inhalar un polvo por la nariz. Que no le hallaba la lógica. Todos los días insistía un poco más. Un día se va de viaje, me deja el plato con dos rayas ya preparadas para que yo lo consumiera. Como para probarme a ver si no estando él, quizás yo me atrevía a probar», contó.

Diego Maradona: entorno de la droga
En la entrevista a la joven cubana, le preguntaron quiénes consumían drogas en el entorno del astro argentino. «Conmigo y con Diego se drogaban Carlos Ferro Viera, Mariano Israelit y Omar Suárez. Ellos se drogaban con nosotros. No todo el tiempo, pero en ocasiones nos drogamos juntos…. compartimos plato».

Según el relato de Mavys, la adicción al alcohol y a la cocaína en la que había sido sumergida por Maradona y su entorno la llevó a estados de depresión profundos que experimentó durante varios años, incluso luego de dejar de ver a Maradona, en 2004. «Temí por mi vida. Incluso pensé en quitarme la vida en varias ocasiones», confesó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *