26 noviembre, 2022

El obrero del bitcoin: le regalaron una computadora, empezó a minar criptomonedas y se hizo su casa

La historia de Sebastián es la de un pibe de 23 años que tiene ganas y que con un empujón aprovechó la oportunidad: aprendió solo a minar criptomonedas y con eso se construyó su casa de ladrillos.

”Las calles todavía no están en el GPS”, me advirtió Sebastián al pasarme su dirección. A un par de cuadras del barrio Amancay, está Colman, en Escobar y ahí mismo nos espera. ¿Cómo es el lugar? Algunas casas de material, otras casillas de madera, pozos negros como baños y postes de luz recién instalados.

Pala en mano, ahí está Sebastián. “Todavía me quedan muchas cosas de la casa por hacer”, cuenta mientras nos saluda. Este chico -como muchos otros- tuvo que sobreponerse a todas las adversidades imaginables. Cuando tenía 13 años, su padre lo bajó de la bicicleta y lo abandonó “porque pesaba mucho”. Se mudó con su hermana y luego con su pareja, a la que conoció en el secundario. “La pasamos feo”, agrega.

A un par de materias de terminar el secundario con el mejor promedio de la clase, encontró trabajo en la fundación Qué Reciclo. Allí necesitaban un ayudante para el taller de reparaciones. “En un principio me enseñaron a instalar Windows y hacía eso”, cuenta Sebastián en un tono tranquilo. Después aprendió a soldar placas y un poco de electrónica y con algunas partes que le dio la fundación se hizo su primera computadora.

Con esa primera máquina empezó a leer foros en inglés, mediante el traductor de Google, y desentrañó cómo tenía que hacer para minar criptomonedas. Aclaración técnica: para que las criptomonedas existan necesitan de computadoras que realicen operaciones matemáticas complejas. Al estar descentralizadas, uno puede alquilarle el servicio y contribuir a la red y así “minar”. Este servicio es retribuido también en criptomonedas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.