1 diciembre, 2022

Guillermina Valdés se refirió a la grave acusación que pesa sobre su hija: por qué la escracharon

Guillermina Valdés salió a defender a Paloma, su hija producto de su relación con Sebastián Ortega, de acusaciones por maltrato animal. Todo comenzó cuando una agrupación que se dedica a rescatar mascotas apuntó contra la hija de la ex de Marcelo Tinelli por, según ellos, haber abandonado dos gatitas.

El refugio Patitas A Salvo detalló que la joven había adoptado dos gatas hermanas, a las que bautizó como Patty y Selma. Pero que, al poco tiempo, viajó a Europa y dejo a las felinas con su hermano Dante y según la organización esto es un claro acto de abandono y maltrato animal.

Resulta que el hijo de Guillermina no pudo seguir con los cuidados que requerían las mascotas y finalmente decidió devolvérselas a la organización que se encarga de rescatar animales, pero cuando llegaron a destino, las gatitas estaban en muy mal estado. Una estaba muy estresada y la otra falleció al poco tiempo.

El refugio, que es el mismo donde Tinelli y Valdés habían adoptado a su perra, Bricia, alzó su voz través de sus redes, luego de que la historia generara mucha repercusión entre rescatistas y amantes de los animales.

“Nos dijo que las iba a dar en adopción y tuvimos que recibir de urgencia a las gatas porque las iban a dar. Las dos estaban con un fuerte estado de estrés y una de ellas, que se encontraba más decaída, recibió atención médica inmediata pero lamentablemente falleció”, contaron las rescatistas en su descargo.

El caso sucedió hace varios meses, pero recién se conoció ahora. Guillermina comenzó a recibir mensajes agresivos y de odio en contra de su hija en su cuenta de Instagram y es por eso por lo que salió a defenderla públicamente.

El último movimiento de la ex de Tinelli fue que cerró los comentarios e hizo un descargo ante la consulta de uno de sus seguidores. ¿Por qué no dejás activos los comentarios en las fotos con tus hijos?», le preguntó un usuario. «Uno puede tolerar que sean agresivos con uno y que digan cosas que no son… Pero con los hijos, no», respondió la modelo a través de una historia en Instagram.

Los dueños del refugio Patitas a salvo compartieron un mensaje de WhatsApp que le enviaron a Paloma Ortega, en el que le solicitaban por favor que vuelva a retirar a la gata que había sobrevivido porque ya no podían mantenerla.

Y aclararon que la joven modelo se hizo cargo de las castraciones, la alimentación y las piedras sanitarias, pero luego no respondió ningún mensaje.

A Selma, la gata que logró sobrevivir, la pusieron en adopción finalmente porque la joven no tuvo más interés en seguir colaborando con los gastos y tampoco la fue a buscar cuando regresó de su viaje por el exterior.

“Te cuidamos la gata cuatro meses (se cumplían el 12 de julio), desde entonces sigo esperando respuesta tuya para que la vengas a buscar. Tomé la decisión de ponerla en adopción por que como dueña no vas más. Me apena por la gata, pero van a ser cinco meses y no me respondes nada”, fue el mensaje final que le enviaron a la hija de Guillermina Valdés desde la organización.