1 diciembre, 2022

«Venden» la silla de Milei en el Congreso, por sus reiteradas ausencias: «Inmaculada, casi sin uso»

Cuando se hace el recuento de las asistencias al Congreso, muchos legisladores quedan en evidencia por la poca presencia que han tenido a lo largo del año.

Uno de ellos es Javier Milei, quien ocupa una banca por el espacio político que él mismo fundó, “La libertad avanza”.

A casi un año de su asunción al cargo, el diputado tiene más ausentes que presentes en las sesiones.

Tampoco se destaca por la cantidad de proyectos presentados, ni por su participación en las decisiones de la Cámara Baja: sobre 66 votaciones, registra 5 votos afirmativos, 20 negativos y un total de 41 ausencias.

Con estos datos, los internautas hicieron una curiosa publicación en Mercadolibre: pusieron a la venta el sillón que debería ocupar en el Congreso.

“Silla de Javier Milei en el Congreso. Inmaculada”, anuncian, poniéndole un precio de $ 240.

“Se retira por el Congreso Nacional, Cámara de Diputados”, detalla la burlona publicación.

Casi sin uso. Cuero original”, aseguran como argumento de venta.

“Único modelo. Único color. Es la silla del león”, cierra el texto de la publicación de venta.

La repercusión de la publicación de venta de la silla de Javier Milei

Inmediatamente los usuarios comenzaron a hacer preguntas, no para comprarlas sino para sumarse a la broma: “¿Pasajes sin tasa aeroportuaria tenés?”, dice un usuario.

“Seguro sos casta”, le contestó el supuesto vendedor, en referencia a una respuesta que dio el diputado con respecto a ese tema.

Cuando fue aprobada Tasa de Seguridad de la Aviación, que aumenta el precio de los pasajes en avión, Javier Milei se justificó diciendo que los miembros de su partido “no formamos parte de las transas de la casta que se producen ante cada votación artículo por artículo”.

Y agregó: “Faltaron cuatro diputados de Cambiemos, dos del PTS – FIT, y dos del Frente de Todos”, detalló .

En la supuesta publicación de venta de la silla del recinto, se sumaron las consultas de los potenciales compradores: “¿Viene con órganos?”, preguntan.

“Sirve 140 cash y el resto con un recién nacido?”, agregan con picardía.