16 enero, 2021

La dura pérdida que afronta Alejandro Fantino: “Te voy a extrañar fuerte amigo”

Dicen que una mascota con el correr de los años llega a pesar tanto, en algunos casos, más que cualquier integrante de tu propia familia. Sucede que, los animales no responden como las personas y si se trata de un perro, menos aún. Los caninos son una de las compañías preferidas de las personas, dado que se caracterizan por ser súper fieles y dar amor incondicional al que reconocen como su dueño.

A esta lógica responde el gran amor que tenía Alejandro Fantino por su ovejero Ramses, a quien dedicó una profunda y emotiva despedida en las redes sociales luego de perder a su gran compañero de vida. «Gordo lindo buen viaje! Se te va a extrañar fuerte amigo mío. Elijo esta imagen porque representa lo que sentías por mi. Sentías puro amor y me lo hacías saber cada noche cuando me hacías el aguante para darme tu nobleza al llegar a casa de mi laburo», comenzó su descargo el periodista de América, publica Exitoína.

Muy triste tras la partida, el conductor sumó a su relato palabras que tocaron el corazón de todos sus seguidores: «Me veías triste y me venías a mimar un rato. Me veías contento y traías una pelota de tenis para jugar juntos. Nos vamos a encontrar de nuevo Ramses. Te quiero amigo mío y te voy a recordar para siempre con alegría y amor que es lo que siempre diste. Descansá en paz bestia linda, te voy a llevar en mi corazón para siempre».

Sin más, el resumen de perder una mascota se siente en el medio del pecho porque el amor que dan es incondicional. Así lo recitó la icónica película Marley y yo (Marley&Me) del famoso actor hollywoodense, Owen Wilson: «Un perro no tiene ningún uso para los carros de lujo, casas grandes o ropas de diseñador. Un tazón con agua estará bien para él. A un perro no le importa si eres rico o eres pobre, educado o ignorante, inteligente o tonto, dale tu corazón y él te dará el suyo. ¿De cuántas personas puedes sentir eso? ¿Cuantas personas te hacen sentir raro, puro, especial y extraordinario?». Sin dudas no hacen falta más palabras que esas para medir lo que impactan en los corazones de sus daños.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *