1 octubre, 2020

Conmoción por la muerte de conocida modelo tras una cirugía estética

Mala praxis. Así se conoce al término que hace referencia a la responsabilidad que tiene un profesional de la medicina por los actos realizados con negligencia.

De esto mismo sospecha la familia de la modelo fallecida, Carolina Sada Sandoval, sobre el Centro de Especialidades Médicas Obispado (clínica de la ciudad de Monterrey, al nordeste de México) luego de que el cuerpo médico la interviniera quirúrgicamente con dos operaciones de riesgo: rinoplastía (operación de nariz) y liposucción (extracción de grasa o tejido adiposo de cualquier parte del cuerpo).

Sandoval, según se supo, murió de un paro cardiorrespiratorio el 7 de diciembre y tras la trágica noticia, su familia que está destrozada, exigió a las autoridades que investiguen si se trató de algún tipo de negligencia médica durante las intervenciones.

Por tal motivo, la Secretaría de Salud del país puntualizó en un comunicado: “Se ha tomado la decisión de suspender temporalmente al establecimiento a fin de revisar expedientes y lo que compete de manera cuidadosa”.

Con Sandoval muerta, una familia desconsolada y un hospital en investigación cabe reflexionar y preguntarse: ¿Hasta que punto vale la pena exigir la estética perfecta? y desde ya la gran duda y preocupación general: ¿Fue muerte natural o inducida por negligencia? Ya se sabrá la verdad. Que en paz descanse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *