27 octubre, 2020

Cómo fue el plan del ex marido de Julieta Prandi para dejarla sin nada [VIDEOS]

“Siempre fue así y yo no supe verlo; es más, fue premeditado”, confesó hace algunos días Julieta Prandi en la tele, ya sin energía para seguir ocultando los detalles de la gran estafa que su exmarido, Claudio Contardi, montó en su contra.

Ahora, con el “diario del lunes” y toda la información disponible, parecen obvios los planes de Contardi de quedarse con todo, de manejar las cuentas de Prandi y dejarla sin nada, publica El Trece.

Prandi relató cómo fue el primer paso de la estafa de su ex: “En el 2008 volvimos a estar juntos, habíamos tenido un noviazgo anterior, del 2002 al 2003. En 2009, que yo ya me había comprado mi departamento, él (Contardi) viene a vivir conmigo y con su hijo (Ezequiel), que tendría 18, 19 años. Él me propone comprar un departamento más grande entre los dos. Yo ya estaba embarazada de Mateo y teníamos planes de casarnos. Confianza absoluta y felicidad absoluta. Estaba feliz y enamorada”.

 

Fue entonces que comenzó a desarrollarse la trama que Julieta terminaría por descubrir años más tarde tras divorciarse: “Yo en lugar de poner plata, puse mi departamento. Entonces él me dice: ‘Yo siempre le quise comprar un departamento a Ezequiel, así que en lugar de comprar otro, ponemos el tuyo a su nombre, hace la operación, le dan el departamento a Ezequiel, de hecho él vive así, y cuando se compra el departamento más grande, la verdad que en ese momento no lo noté, lo escritura a nombre de él y su mamá. Y yo me casé con él después… Así que ahora hay que demostrar todo ante la justicia”, confesó Prandi completamente desilusionada.

 

Pero no fue todo, se trató solo del primer paso de la estafa: “El local de Pinamar que estaba abierto, Tuny & Pepy lo armamos los dos, de hecho, Tuny era él y Pepy era yo. El alquiler y la habilitación estaban a mi nombre. Generó una deuda de dos años que no pagó y se mandó a Pinamar a hablar con la dueña para que me intime a mí a pagarlo. Yo fui, arreglé las cosas y terminé el contrato. Él, ahora, abrió un local de Tuny y Pepy en Nordelta, pero esperó a que saliera el divorcio para no generarme ganancias, pero si mantuvo cerrado el de Pinamar para generarme deuda”, concluyó Prandi dejando al descubierto la trama secreta de la estafa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *