23 septiembre, 2020

Los grotescos insultos de Antonio Gasalla a dos periodistas

Hace tiempo que Antonio Gasalla viene protagonizando diversos escándalos. Laborales, como cuando se bajó intempestivamente de una obra con Pedro Alfonso, o cuando renunció a El Trece antes de estrenar; de cartel con Fátima Florez; y con Flavio Mendoza por una frase despectiva hacia el hijo del bailarín.

De carácter difícil, el humorista que está haciendo temporada teatral en Mar del Plata junto a Marcelo Polino, mantuvo un fuerte cruce con dos periodistas, con las que tuvo un condenable comportamiento cuando lo quisieron entrevistar.

A la salida del teatro, una de las cronistas de El Nueve le preguntó por qué se había ausentado de la foto promocional de la temporada que tuvo lugar en el espacio Clarín, y el capocómico estalló: «¿Por qué no te vas a la mier…? ¿De qué me espanté hoy? ¿De qué hablan?».

De muy mal talante, cuando se sumó Maite Peñoñori —cronista de Los ángeles de la mañana— a la nota, agregó: «Yo vengo a hacer teatro, no trabajo para que me saquen fotos los diarios»

«Esa fiesta era de inicio de temporada, no es publicidad de un canal. Lavate el cul… con el canal», sentenció sacando a la luz toda su mal educación. Pero el episodio no quedó ahí, ya que hubo toda otra situación que no quedó registrada en cámara.

«Terminé de ver la obra y el productor vino a avisarme que no iba a hacer notas. Cuando Antonio sale con un productor y un asistente, me acerco y, con la cámara apagada, le digo: ‘Hola Antonio, ¿qué tal? Yo soy Maite de LAM. Ya sé que hoy no va a hacer notas, pero quería decirle que voy a seguir insistiendo porque quiero tener una nota con usted antes de irnos’», contó Maite en LAM.

«Me contestó: ‘Perdón, ¿y qué me vas a preguntar?, ¿qué preguntas de mierda me vas a hacer? A mí no me interesa que vos me hagas una nota’. Ahí me quedé y le dije si podíamos hablar. Me pidió que no le hable, que me callara y empezó a insultarme en la cara. Me dijo pendeja, pelotuda y muchas cosas más. La gente miraba, yo no lo podía creer y le contesté que le estaba hablando con respeto. ‘¿Qué respeto? Lávense el orto, yo vengo acá a hacer teatro, no tengo por qué hablar con ustedes’, me dijo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *