2 diciembre, 2020

Un ex Gran Hermano estuvo preso por intentar apuñalar a su novia

Eloy Rivera fue uno de los participantes de Gran Hermano edición 2015. Después de su paso por la casa más famosa del país, decidió mudarse a Playa del Carmen, México. Aunque hasta el momento poco se sabía de él, esta semana trascendió que intentó apuñalar a su novia, Candela Díaz, en el departamento donde convivían.

El ataque ocurrió el 27 de diciembre en esa misma ciudad balnearia. Según explicó el propio Rivera, él quería hacerle sentir a su pareja que «iba a morir». En su relato, contó que atravesó la puerta del baño con un cuchillo, mientras su novia trataba de esconderse de él.

En una entrevista con Teleshow, el ex Gran Hermano aclaró que no es la primera vez que intenta agredir a alguien de esta manera. «No se lo hice solo a ella, a otras personas también. Les hice creer que iban a morir. En ningún momento les iba a hacer nada, soy consciente de todo», agregó el joven de 24 años.

Aunque él niega haber tenido un «brote místico», en la nota mencionó varias veces que desde fines de diciembre comenzó a oír voces. «Vencí todos los males y a partir de Navidad sentí que Dios bajó a mi cuerpo. Yo soy Dios encarnado en ser humano. Lo del 27 fue la prueba d eso. No estoy loco», aseveró convencido.

Luego de intentar atacar a su novia, Eloy fue hasta la pileta del edificio y provocó a un vecino que estaba ahí para que le pegara. «Mi tiró al agua. Hice pis y caca ahí. Me pegaron en la cara. Yo tenía que morir y renacer», continuó.

Tal como publicó TN, una vez que intervino la policía, estuvo preso entre seis y ocho horas. Su novia lo acompañó y se quedó esperándolo en la dependencia policial. En la celda había otros seis detenidos. El ex Gran Hermano sostuvo que intentaron violarlo porque lo vieron «tiernito». Pero indicó que no pudieron hacerle nada por sus «poderes». «Usé mi supervelocidad, superfuerza y me senté cual pose budista. Sentí cómo mi cuero se hizo energía y me moví a una velocidad que no me podían tocar», agregó en un relato incomprensible.

Según siguió explicando en la entrevista, lo pasaron a una celda solitaria y más tarde se despertó en la camilla de un hospital, donde lo ataron de pies y manos: «Estaba desnudo, con suelo, salí de eso porque tengo fuerza. En cuestión de 30 minutos, me desaté».

Candela también habló con la prensa argentina y confirmó el ataque. «Es verdad que me quiso matar. Él está loco y le agarró un brote psicótico», le dijo a Primicias Ya. A su vez, aclaró que él necesita estar medicado porque «las drogas le hicieron mal». Con respecto a lo sucedido, adelantó que no hará ninguna denuncia.

La ex pareja fue echada del complejo de departamentos donde convivían. Ella se fue a vivir con su mamá y él se mudó a otro lugar. «Todos piensan que estoy loco y quieren internarme. Pero lo que viví era real, había una voz que me decía que tuviera fe», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *