26 septiembre, 2020

Nicolás Vázquez recibe señales de su hermano Santiago

Ayer por la tarde, Nicolás Vázquez pasó por Cortá por Lozano y se animó a hacer terapia en el diván de Verónica Lozano. Muy divertido y charlatán como siempre, el actor de Una semana nada más habló de cuál es la clave del éxito, de su relación con Gimena Accardi y de las señales que recibe de su hermano menor Santiago, fallecido en 2016 a causa de una miocardiopatía hipertrófica. A cuatro años de la partida de su hermano, Nicolás Vázquez lo siente más cerca que nunca. Aprendió a interpretar sus señales y encuentra su esencia tanto en la música como en sus recurrentes sueños. Le pasaron cosas «muy hermosas» que hicieron que crea que está ahí, a su lado.

A pocos días de haberse casado con Gimena Accardi, Nicolás Vázquez recibió una noticia que marcaría por siempre su vida: su querido hermano, Santiago, había muerto en Punta Cana. El joven sufrió una miocardiopatía hipertrófica durante sus vacaciones de verano con amigos.

En pareja con la actriz Gimena Accardi desde hace doce años, Vázquez aseguró estar más enamorado que nunca. «Con Gime nos acompañamos mutuamente. Hoy va a ser el primer estreno que no me va a poder acompañar, porque arranca con los ensayos de Jauría, una obra que va a protagonizar en El picadero. Pero después va a venir a cenar y a festejar», contó desmintiendo los rumores de separación que circularon hace unas semanas atrás.

Con muchos planes para el futuro, aunque sin fecha para ejecutarlos, el actor confesó que, a partir de la pérdida de su hermano, se propuso tomarse más tiempo para disfrutar de sus afectos. «Compré una obra nueva para producir, pero no sé cuándo la voy a hacer porque quiero tener tiempo para disfrutarla. Voy despacio, no me desespero. Soy más disfrutador que antes. Creo que tiene que ver con la edad y con lo que pasó con Santi. Lo de mi hermano me hizo ser más consciente, aunque siempre fui muy conectado con la vida y con mi familia», reflexionó, a corazón abierto.

«Cuando pasa algo así, uno empieza a tomarse otros tiempos. Elijo más estar conmigo, con mi familia. El año que pasó lo de Santi yo tenía cuatro trabajos. Si hubiera sabido lo que iba a pasar, quizá hubiera tenido uno solo para estar más con él», confesó, apenado.

Tras asegurar que cree «absolutamente en todo», el actor habló de las señales que lo hacen sentir a su hermano cerca día a día. «Para el ser humano es necesario creer. Me han pasado cosas muy hermosas que hacen que crea. Señales que me hacen ver que siguen estando los seres queridos que se van, que te siguen acompañando y que aparecen en la música, en los sueños», relató.

Y enseguida contó una señal muy clara que tuvo hace un tiempo en el teatro. «Un día estábamos haciendo la función y entró una mariposa al teatro Nacional. Para los que conocen el lugar, saben que no hay ventanas ni puertas más que la principal. Varias veces la mariposa jugó con nosotros en la escena. Aguantó hasta el final, y en el saludo se posó sobre el escenario. Yo la levanté y salió volando. Para mí, fue una señal personal. Fue un gran aprendizaje para estar abiertos y receptivos a las señales, hay que estar atentos», advirtió.

«Cuando está todo bien, uno no se percata de estas cosas. Hasta que un día te pasa. Mi familia vivió esto en carne propia, yo aprendí mucho. Pensé que sabía más de lo que sabía. Recuerdo de darle consejos a mis amigos, pero cuando te pasa, no hay libro ni nada. Tenés que rearmarte y crecés de verdad», concluyó emocionado.

Cuando Santiago murió, Gimena contó que su enfermedad era congénita y que nunca supo que la tenía. «No hubo síntomas», aclaró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *