30 julio, 2021

La dura confesión de Aníbal Pachano: “La cocaína es oscura, tardé mucho tiempo en salir”

En su programa de Crónica TV, Seres Libres, Gastón Pauls siempre genera un espacio para que sus invitados puedan hablar de los momentos más difíciles de sus vidas relacionados a sus adicciones.

Esta semana Aníbal Pachano se refirió a esa etapa y se sinceró acerca de cómo comenzó a consumir drogas. “La adicción tiene que ver con la ansiedad, con situaciones de vida. A los 5 años descubrí que mi papá tenía otros matrimonios y otros hijos. Mi papá era adicto al cigarrillo y al alcohol, y creo que esas cosas se van trasmitiendo”, comenzó.

“Yo empecé a fumar a los 14 años haciéndome el gracioso, y terminé fumando 2 atados diarios. Era una nicotina que caminaba. El trabajar desde los 12 años, ir al colegio, tener dos laburos para tener que bancarme y estudiar, también me generó una obsesión”, aseguró el coreógrafo, publica la revista Pronto.

Además, recordó: “Probé marihuana a los 21, 22 años y fue una sensación maravillosa, me ponía creativo, no melancólico. Fumé porro, como fuma todo el mundo, no soy careta y lo digo. La marihuana me liberó”

Sin embargo, el papá de Sofía aseguró que con la cocaína las cosas fueron totalmente distintas: “Probé cocaína, una droga adictiva y dañina. La droga tapa una situación que no querás ver. La cocaína es oscura. Empecé a sentir una necesidad de hacer algo que no me llevaba a ningún lado, porque me conectaba con una parte oscura, me deprimía. Tardé mucho tiempo en salir. En el medio del éxito me vi en una soledad enorme, me empecé a sentir mal, con angustia, me ponía nervioso, me peleaba. En realidad estaba enojado conmigo, pero no lo podía resolver”.

“Uno no deja de ser artista o buena persona por tener una adicción, ese es el mito oscuro de los otros. El verano que fue Flowers en 2017, ya me empecé a sentir mal. Físicamente estaba agotado, porque no descansaba, tenía un problema cognitivo. Una noche a las 4 de la mañana dije: ‘esto se terminó, todo esto se terminó’. De la misma manera que cuando me enteré que tenía HIV que me conecté con una flor, en este caso me conecté con el humor”, agregó.

Por último, Pachano reflexionó: “La cocaína es una porquería, es un aditivo que no te lleva a ningún lugar, más que a acelerarte, a no ocuparte. Es pérdida no es ganancia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *