18 mayo, 2022

«El Marginal»: Juan Minujín reveló detalles repugnantes del set de filmación

«El Marginal» llegó a su fin tras el estreno de su quinta temporada el 4 de mayo pasado. Así, cerró la historia que comenzó seis años atrás y que cautivó al público, al mostrar los sucesos que ocurren dentro de una cárcel argentina, desentrañar el funcionamiento tanto violento como corrupto entre los internos y las autoridades y también la relación de los reos con quienes esperan su libertad. Tras la culminación del rodaje, Juan Minujín reveló detalles del set de grabación, y contó un aspecto particular que iba en sintonía al contexto de la narración de la ficción.

“Los Borges” y “la Sub-21″ se convirtieron en los dos bandos más queridos y odiados de la ficción argentina. Los grupos de presos enfrentados por el poder dentro de una prisión supieron llevarse todos los elogios, tanto por el nivel de actuación como por la producción de la ficción nacional. Desde el comienzo de las grabaciones, se utilizaron locaciones reales como la antigua cárcel de Caseros para recrear la historia en un escenario existente. A medida que el rodaje avanzaba, los actores se fueron apropiando del lugar, así lo indicó Juan Minujín al revelar que se acostumbraron a moverse entre la suciedad del set de grabación.

“Tenías que marcar el piso y no ponías una cinta, escupías. Era todo una roña. Era lo opuesto a un estudio, todos fumando en cualquier lado. Comíamos y nos limpiábamos en la ropa”, detalló el actor durante un reciente entrevista para CheNetflix: El podcast. Además, indicó que la locación se volvió parte de su jornada laboral, más allá de las grabaciones ya que los camastros donde descansaban entre escenas eran los mismos lugares que formaban parte de la utilería del set.

Asimismo, Minujin indicó que aquellas situaciones formaban parte de un espíritu que se generó en torno a la ficción, y que se trasladó en todas las acciones que realizaron. “El grupo, el equipo, las cosas que hacíamos como los asados, de las fiestas, de poder sostener eso que era bárbaro”, detalló al señalar la unión grupal que se logró entre rodaje y rodaje, que se conjugó con el espíritu carcelario.

Desde el 4 de mayo, los últimos seis capítulos de la historia están disponibles en Netflix. La narración se sitúa tiempo después del fallido intento de Pastor de huir de la cárcel junto a Diosito, quien sí disfruta de la liberta al ser prófugo. Mientras, la disputa de poder entre los internos de Puente Viejo continúa, cada uno de ellos busca sobrevivir.

En esta última temporada, vuelve a escena Luna Lunatti (Maite Lanata), aquella chica secuestrada en la primera temporada, con la que comenzó la historia. Ahora, es abogada y en medio de su camino para brindar ayuda a Pastor, conoce verdades que la lastiman. Entre la libertad y la prisión, esta nueva temporada da cierre a las historias que conquistaron al público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *