26 septiembre, 2022

Wanda Nara pidió que le revisen las valijas a su exempleada antes de dejarla salir de la casa

Wanda Nara se vio envuelta en un escándalo después de que Carmen, una exempleada, la acusara de haberla dejado varada en Milán. Aunque la mujer se retractó, todas las miradas quedaron puestas sobre los modos de la familia Icardi.

Recién aterrizada en Ezeiza, las cámaras de Mañanísima (Ciudad Magazine) la fueron a buscar al aeropuerto y ella dijo: “Estoy tranquila, contenta. Quiero tranquilidad y paz”.

Qué dijo Carmen, la exempleada de Wanda Nara, tras su llegada a Buenos Aires

No fue un viaje tranquilo para Carmen, la exempleada de Wanda Nara que acusó a la familia de haberla dejado olvidada en la casa de campo de Milán. Cuando aterrizó se encontró con la sorpresa de que sus valijas no aparecían. Sumado a que mientras esperaba el vuelo, tuvo un ataque de pánico y fue asistida por personal de la aerolínea.

Mientras intentaba resolver este problema, Fabiana Aquin, la tarotista que se solidarizó con ella, habló con el móvil: explicó que Wanda le había dado 500 dólares para su regreso al país y que le habría advertido que nunca más iba a conseguir trabajo. Además, indicó que le habrían revisado toda la ropa mientras hacía las valijas para chequear que no se esté llevando nada.

“Les di las valijas y la ‘vieja’ revolvió todas las dos valijas. Los bolsillos de la campera, la billetera, todo, así que bueno, que Dios las ayude. Me revolvió la valija, todo me tiró en el piso, tuve que poner mi ropa en pelotitas. Me revisó las botas, los abrigos, metía la mano, ponía la cámara, no sabes lo que fue eso, para mí fue interminable”, señaló Carmen en un nuevo audio que se filtró anoche.

Nora Colosimo, la mamá de las Nara, sería la ‘vieja’ a quien hace referencia, ya que estuvo con ella estos días y la llevó al aeropuerto para su regreso.

Según contó Fabiana, la uruguaya le escribe desde el 6 de abril pidiéndole ayuda y orientación para resolver su problema. Ella amablemente le ofreció un hogar para su estadía en Buenos Aires y hasta la fue a buscar en compañía de su esposo.

“No quiero hablar de nada”, repitió Carmen una y otra vez, cuando recuperó su equipaje. “Estoy cansada, quiero que termine ya esto, asunto cerrado”, señaló, atajándose de los problemas que podría tener de acá en más.

Al mismo tiempo, confirmó que no sabe hasta cuando se quedará en el país, dado que sus seres queridos y familia (con quiénes no tendría relación, según trascendió) están en Uruguay, de dónde ella es oriunda. Es por eso que el rol de la tarotista fue fundamental.

“Ellos ahora me van a depositar”, dijo sobre el arreglo que tiene con sus exempleadores. Apuntó que no quiere iniciar acciones legales, aunque afirmó que sí lo haría para que no se hable más de ella.

“Dijeron que yo había filtrado el audio, no sé ni como se hace”, comentó Carmen. Con los pies en suelo argentino, aseguró que se siente más liberada: “Me sentí mejor, igual uno queda mal. No quiero escuchar la tele, ni nada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.