30 septiembre, 2022

La historia de amor de Vicuña y Eli Sulichin: de la sorpresa de su romance al abrupto final

En las últimas horas trascendió la triste noticia de que Benjamín Vicuña (43) y Eli Sulichín (32) dejaron de ser pareja tras unos nueve meses de relación, de una manera casi tan abrupta como cuando comenzaron a salir.

El actor, que venía de separarse de la China Suárez en septiembre de 2021, conoció en el bautismo de Ana García Moritán a Eli, con quien comenzaron una relación que mantuvieron en secreto durante las primeras semanas, hasta que después decidieron blanquearla.

Ella, hija de Karin Sulichin, una íntima amiga de Pampita, le propuso tomarse unos días en Punta del Este, más precisamente en la zona de La Boyita, donde su familia tiene una casa vecina a la de Marcelo Tinelli; y allí fueron vistos por los paparazzi mientras almorzaban en un restaurante.

Sus primeros tiempos

Tras la primera postal juntos, Eli decidió blanquear la relación en su cuenta de Instagram junto al chileno y un grupo de amigas, a los que bautizó como “Team sunset”. Pocos días después, la pareja emprendió una mini luna de miel a la ciudad que lo significa todo para el amor: París.

La pareja publicó varias imágenes en sus redes sociales del viaje, pero el elemento más importante de estas no fue verlos juntos, sino el “like” de Pampita a un video de él, que se entendió como su acto de bendición para ser felices, luego de consolar a su ex junto a García Moritán por el duro trance de la separación de la China.

El siguiente gran paso fue un viaje, el primero de muchos, a Chile, donde Eli Sulichín conoció a la familia de Benjamín, sobre todo a Isabel Luco Morandé, la madre del actor, con quien forjó una linda relación, lejos de los rumores del mal vínculo que habría tenido la empresaria con Eugenia Suárez.

La sombra de la China Suárez en la relación

El siguiente viaje que realizaron Vicuña y Sulichín fue a Nueva York, donde ambos atendieron sus respectivas agendas, combinándolas con el placer de descansar en la playa, y visitar importantes centros comerciales.

En este punto fue donde se dio el recordado intercambio de la China Suárez con Yanina Latorre en Twitter, donde la actriz realizó un descargo sobre su derecho a disfrutar de una noche con Rusherking en un hotel céntrico, lejos de sus hijos, cuyo padre se encontraba “trabajando”, según su propio sentido de la ironía.

«Con respecto a mi maternidad. Las mujeres que vivimos con nuestrxs hijxs 24/7 (salvo algún día que el padre los tiene, cuando puede, por supuesto, pues viaja mucho por ‘trabajo’) hacemos lo que podemos», fue el dardo que disparó la ex de Benjamín Vicuña contra el padre de Magnolia (4) y Amancio (2 años).

La cálida relación que no vaticinó su abrupto final

Lejos de entrar en polémicas con su ex, con quien mantiene todavía una puja por la división de bienes, Vicuña se limitó a señalar que con Suárez “solo hablan de sus hijos”, aunque en LAM señalaron que además lo hacen con abogados de por medio.

La relación prosperó a los ojos de quienes los veían juntos y sonrientes en eventos, sin sospechar que el actor, que se encontraba algo agobiado en los últimos tiempos a raíz de los problemas de salud de su padre y una apretada agenda laboral en Chile y Argentina (en la obra El método Grönholm) iba a recibir una estocada tremenda al corazón. Cabe destacar que Eli lo acompañó en todo momento en el duro trance de su padre y él se lo agradeció hasta en las redes sociales.

Este lunes en LAM, Yanina Latorre confirmó que la relación estaba terminada, aunque el detalle más llamativo era que la propia Eli Sulichin había sido la que tomó la drástica decisión debido a que la pareja no tenía lugar para encontrarse.

“No conflicto, no hubo terceras personas. Yo los había visto el viernes en un cumpleaños y se los veía bien. (…) Hay diferencia de agenda, de fin de semana. Él tiene (hijos) de todas las edades, de todos los rangos, que los lleva a fútbol, que los lleva a tenis, que van a no sé qué, que es chiquitito”, dijo Yanina y aseguró que Eli está enamorada, pero “con cinco pibes es difícil”.