26 noviembre, 2022

Amaia Montero, exvocalista de La Oreja de Van Gogh, estuvo desaparecida un mes: dónde estuvo

La cantante Amaia Montero, exvocalista de La Oreja de Van Gogh, anunció a principios de octubre que volvía a la música tras cuatro años de pausa. Sin embargo, días después, Montero hizo saltar todas las alarmas con unas publicaciones en Instagram en la que se la podía observar muy desmejorada. Además, junto a esas fotografías escribió: «Si la esperanza es lo último que muere y todavía no la he perdido, de qué me sirve la vida».

Desde entonces, Amaia Montero ha estado desaparecida de las redes sociales y la única información pública que se sabía era lo que decían en las entrevista su círculo íntimo. Sus familiares afirmaron que la cantante estaba pasando una mala racha. Recientemente, la revista Lecturas ha publicado imágenes de la cantante saliendo de una clínica, donde según afirman desde la citada revista, ha permanecido ingresada durante el último mes. 

Hace un mes la cantante Amaia Montero, de 46 años, se retiró de la vida pública tras haber subido a Instagram una serie de imágenes que levantaron las sospechas sobre su actual estado emocional. Este miércoles algunos medios de comunicación han publicado las imágenes de la cantante saliendo de la Clínica de Navarra en compañía de algunos familiares.

Según señala revista Semana, la cantante vasca decidió ponerse en manos en manos de su familia y los especialistas de la Clínica de Navarra y apartarse de la vida pública durante el último mes. Hace unos días, Amaia Montero abandonó la clínica con varias maletas y en compañía de su hermana Idoia, que es quien fue a recogerla a las puertas del centro.

La cantante ha estado en la Clínica de Navarra después de que el pasado 14 de octubre subiera la misma foto blanco y negro dos veces y con una hora de diferencia entre una y otra. En ella se la podía ver con una cara triste y apática. Además, al principio, no escribió nada junto a esas fotografías, pero al de pocos minutos la cantante añadió el texto: «Si la esperanza es lo último que muere y todavía no la he perdido ¿de qué me sirve la vida?». Una frase que generó muchísima confusión entre sus seguidores.

Desde entonces, el interés sobre el estado anímico de Amaia Montero ha sido uno de los temas más buscados por algunos medios de comunicación. Es más, Idoia, la hermana de la exvocalista de La Oreja de Van Gogh, en una entrevista a Espejo Público desveló que Amaia no estaba pasando por su mejor momento. Pero la familiar no se quiso extender en sus declaraciones y se limitó a decir que ella no era la representante de Amaia y que creía que no era la persona indicada para responder ha preguntas sobre su salud mental ante los medios de comunicación.

Amaia Montero no está pasando por un buen momento

No es la primera vez que Amaia Montero ha preocupado a sus seguidores por su estado emocional. En 2018, durante un concierto la cantante se comportó de forma extraña encima del escenario. Una actitud que también lo tuvo en 2009 durante una actuación en la gala de Los 40 Principales. Ese día, Amaia Montero aseguró que había decidido tomarse un ansiolítico y que el medicamento le hizo tener efectos inesperados.

La cantante Amaia Montero, exvocalista de La Oreja de Van Gogh, anunció a principios de octubre que volvía a la música tras cuatro años de pausa. Sin embargo, días después, Montero hizo saltar todas las alarmas con unas publicaciones en Instagram en la que se la podía observar muy desmejorada. Además, junto a esas fotografías escribió: «Si la esperanza es lo último que muere y todavía no la he perdido, de qué me sirve la vida».

Desde entonces, Amaia Montero ha estado desaparecida de las redes sociales y la única información pública que se sabía era lo que decían en las entrevista su círculo íntimo. Sus familiares afirmaron que la cantante estaba pasando una mala racha. Recientemente, la revista Lecturas ha publicado imágenes de la cantante saliendo de una clínica, donde según afirman desde la citada revista, ha permanecido ingresada durante el último mes. 

Hace un mes la cantante Amaia Montero, de 46 años, se retiró de la vida pública tras haber subido a Instagram una serie de imágenes que levantaron las sospechas sobre su actual estado emocional. Este miércoles algunos medios de comunicación han publicado las imágenes de la cantante saliendo de la Clínica de Navarra en compañía de algunos familiares.

Según señala revista Semana, la cantante vasca decidió ponerse en manos en manos de su familia y los especialistas de la Clínica de Navarra y apartarse de la vida pública durante el último mes. Hace unos días, Amaia Montero abandonó la clínica con varias maletas y en compañía de su hermana Idoia, que es quien fue a recogerla a las puertas del centro.

La cantante ha estado en la Clínica de Navarra después de que el pasado 14 de octubre subiera la misma foto blanco y negro dos veces y con una hora de diferencia entre una y otra. En ella se la podía ver con una cara triste y apática. Además, al principio, no escribió nada junto a esas fotografías, pero al de pocos minutos la cantante añadió el texto: «Si la esperanza es lo último que muere y todavía no la he perdido ¿de qué me sirve la vida?». Una frase que generó muchísima confusión entre sus seguidores.

Desde entonces, el interés sobre el estado anímico de Amaia Montero ha sido uno de los temas más buscados por algunos medios de comunicación. Es más, Idoia, la hermana de la exvocalista de La Oreja de Van Gogh, en una entrevista a Espejo Público desveló que Amaia no estaba pasando por su mejor momento. Pero la familiar no se quiso extender en sus declaraciones y se limitó a decir que ella no era la representante de Amaia y que creía que no era la persona indicada para responder ha preguntas sobre su salud mental ante los medios de comunicación.

Amaia Montero no está pasando por un buen momento

No es la primera vez que Amaia Montero ha preocupado a sus seguidores por su estado emocional. En 2018, durante un concierto la cantante se comportó de forma extraña encima del escenario. Una actitud que también lo tuvo en 2009 durante una actuación en la gala de Los 40 Principales. Ese día, Amaia Montero aseguró que había decidido tomarse un ansiolítico y que el medicamento le hizo tener efectos inesperados.